miércoles, 18 de marzo de 2015

¿Sártenes responsables? ¡No es tan difícil como parece! :)

Mi compi' de piso lleva semanas quejándose de nuestra sartén. Diciendo que está abollada y que se pega, avisando de que tenemos que cambiarla por una nueva.

Al final le he hecho caso y me he puesto a investigar sobre qué tipo de sartenes (y de menaje de cocina) son las más responsables. Comparto lo que he aprendido.

Antes de elegir una sartén, una olla u otro utensilio de cocina, tenemos que fijarnos en el tipo de fogones que tenemos, porque estos condicionan la eficiencia de los tipos de enseres que utilicemos. En nuestro caso, tenemos vitrocerámica. Para aprovechar al máximo su energía conviene que los utensilios tengan la base plana, sin abollar. Así maximizaremos la superficie de contacto con el vidrio. También es importante que escojamos sartenes u ollas que tengan un diámetro no inferior al del fogón. 

Luego nos interesa saber con qué materias primas se ha fabricado el utensilio, cómo distribuye el calor, si evitará que la comida se pegue, si puede desprender algún elemento tóxico, y si será duradero. 

  • Empezando por las materias primas, vemos que todos los materiales con los se fabrican las sartenes no son renovables :( Así que es importante que nos hagamos con utensilios de calidad que nos puedan durar mucho tiempo. ¡También es importante cuidarlos, claro! :)
  • En cuanto a la distribución del calor, hay que fijarse en el grueso de la base de la sartén: no debe ser demasiado fina porque repartirá desigualmente el calor y es más fácil que se abolle. Algunas sartenes llevan una capa de titanio en la base porque, al ser tan duro, es mucho más complicado que el utensilio se deforme. Un truco para ver si un utensilio distribuye bien el calor es extender una capa fina de clara de huevo en él y calentarlo y ver si se coagula antes en unas zonas que en otras.
  • De los metales que se emplean para fabricar utensilios de cocina, el mejor conductor es el aluminio, luego el hierro y después el acero inoxidable. La cerámica transmite el calor más lentamente.
  • Eso sí, la comida se pega mucho menos en los utensilios de cerámica que en los de metal. Para evitar las "pegadas", las sartenes suelen tener revestimientos antiadherentes. Los más comunes son el teflón (funciona genial si no se raya pero tiene algún problema de toxicidad), el esmalte y su variante vitrificada, el aluminio anodizado (se raya muy fácil) y los recubrimientos cerámicos.
  • Por lo que he podido leer parece que no hay que preocuparse mucho por los tóxicos que los utensilios de cocina puedan desprender, a excepción del teflón. Este material, que técnicamente se le conoce por las siglas PTFE, fue inventado por la multinacional DuPont. Es una mezcla de polímeros sintéticos conocidos como PFC's, catalogados como "compuestos orgánicos persistentes", lo que significa que se acumulan en el medio y en el cuerpo y no los eliminamos. Hay bastante polémica alrededor del teflón, de hecho, está catalogado como "posible cancerígeno" por algunas agencias de protección ambiental. Así que lo más seguro, probablemente, sea evitar o minimizar el uso de utensilios recubiertos con este material. 
  • También tenemos que fijarnos en los mangos. Es importante que no se desarmen fácilmente. Los más duraderos son los que forman una pieza con la sartén. La siguiente mejor opción sería que el asa fuera del mismo material que el utensilio y estuvieran soldados. Es cierto que de estas dos formas, el mango se calentará, pero sólo hay que cogerlo con un guante o un trapo, y listo. 
  • Algunos colegas me han recomendado que, para que dure más, me haga con una sartén de gama profesional. Puede ser otra opción a valorar, claro, pero los precios suben un montón y los mangos suelen ser más largos de lo habitual, cosa que se puede convertir en un engorro en una cocina de armarios y dimensiones domésticas :)
  • Sartenes made in Spain? La mayoría de utensilios de cocina que se encuentran en las tiendas están fabricados en el Sureste asiático, en general de calidad muy baja. También en estos países se fabrican los enseres de Ikea. Pero en las ferreterías de barrio y en tiendas especializadas, tanto físicas como online, podemos encontrar utensilios hechos en el Estado español, o al menos en Europa, y de mayor calidad. 
  • En cuanto a la conservación, hay algunos trucos para que los utensilios nos duren más: no usar cubiertos de metal para remover; no cortar nada dentro de las sartenes u ollas y lavarlas con agua caliente, sin detergentes ni estropajos agresivos, por ejemplo. 

Con toda esta información, ya estamos listas para llevar la vieja sartén al punto limpio y hacernos con una nueva más eficiente y responsable :) 

La foto la comparte raspberry cupcakes en Flickr

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada